Alfredo, Ezequiel y Máximo Pereyra. Productores de Otamendi:

"Con mis hijos, trabajamos juntos en lo que nos apasiona. Mejor, imposible."

Cuando Alfredo Pereyra empezó a producir en el campo de Otamendi estaba solo en esta aventura. Hoy, 40 años después, trabaja con orgullo junto a sus hijos Ezequiel (36 años) y Máximo (33 años). Producen papas para PepsiCo desde hace 20 años y proveen servicios de lavado y almacenamiento como un valor agregado.

Alfredo valora la manera en la que PepsiCo aborda su compromiso con el campo. Para él es un vínculo familiar en todo sentido: la familia PepsiCo y la familia Pereyra.

“PepsiCo tiene una forma muy seria de relacionarse con nosotros. Y es muy importante que valoren la inclusión de los hijos en el negocio familiar: esto nos demuestra que su visión es a largo plazo y el compromiso más allá de ser con el negocio en Argentina, es con la familia argentina”.

Para Ezequiel y Máximo, continuar con este negocio es la renovación de un vínculo que apuesta a la calidad y los procesos sustentables.  Ambos pertenecen a una nueva generación de empresarios independientes ligados a la agricultura. Son llamados “agropreneurs” y dentro de sus valores se unen los de la vida del campo, la prosperidad para la comunidad en la que están inmersos, el desarrollo de sus negocios y la preservación de la naturaleza. De esta manera, proponen ideas innovadoras tanto como para hacer crecer el negocio y la industria agrícola, así como también se preocupan de la sustentabilidad de su entorno.

“Las Iniciativa de Agricultura Sustentable de PepsiCo, nos vino bárbaro. Las certificaciones nos ayudaron y nos organizaron mucho en la gestión de los temas del campo. Nos hicieron mejores productores incluso en temas sociales haciendo obras con nuestras comunidades”, aseguran Ezequiel y Máximo.